viernes, 11 de enero de 2013

Carta a mi padre...


Siempre estarás en mi mente,


Desde niña te recuerdo en mi vida
No andaba aún cuando tu mano me dabas,
Estabas cuidando que no cayera jamás,
Estuviste todo el tiempo que tu trabajo
Permitía, estuvieras con nosotros,
Jugabas, reías y nos mimabas,
A veces tu cansancio se notaba en tu cara,
Pero no por eso impedía que tu cariño siempre nos dabas.

Cada día que era nuestro cumpleaños, eras el primero en felicitarnos, jamás olvidaste la fecha de nuestro nacimiento.
 El día que yo nací, cuando regresaste del trabajo, cual no fue tu sorpresa el ver que había nacido lo que más deseabas, una niña, la niña de tus sueños que deseaste desde que el primer varón entró en casa.

El orgullo de tu vida, tus cuatro hijos, por suerte te salieron como tu deseabas,
Trabajadores y educados, sabias que tu educación hacia ellos había surgido su efecto.

Fueron creciendo y con  el pasar de los años y siempre estuvieron a tu lado aún cuando crearon sus propias familias, junto a sus correspondientes parejas e hijos.

Lograste estar y disfrutar con nuestra madre la mayor parte de tu vida, un orgullo hoy, que es imposible mantener una relación tan larga y estable en los matrimonios.

Pero llegó lo que todo esperábamos ocurriera, con la vejez...

Enfermaste y aún no puedo creer el porqué ocurrió todo esto, no me hago a la idea de llegar y no verte, sentado en tu sillón, a última hora triste, demasiado triste, deseabas tu propia muerte cuando te veías hospitalizado, te veías impotente, sin poder hacer lo que siempre hacías, sonreír y pasarlo bien junto a tus nietos ahora, como hacías con nosotros cuando éramos niños...


Ahora me pregunto por qué, por qué llega el día y los que quieres desaparecen de tu lado cuando más les necesitas, la verdad, siempre les quieres a tu lado, no quieres perderles jamás.

No sé porque al cabo de dos meses de tu desaparición ,es cuando más te necesito y mas te extraño, recuerdo tu triste mirar, tus ansias de morir y no verte así, enfermo y sin poder ni andar ya, depender  para todo de tus hijos,  que en ningún momento te dejaron solo, recordando cuando tu a ellos les ayudabas cuando ellos no podían hacer nada por ellos solos, llegó tu hora, ahora eres tu el que nos necesitas y puedes estar orgulloso que ahí nos has tenido, junto a ti y nuestra madre a todas horas y en todo momento.

Siempre estarás en mi mente, recordaré todos los buenos momentos vividos junto a ti, trataré de que mi hija algún día sienta el orgullo que hoy siento yo al decir que todo lo que de niños nos enseñaste nos ha valido de mucho ya de mayores, ojalá ella tenga la misma dicha que yo hoy de poder recordar lo buenos momentos pasados.

Jamás entenderé el porqué te tuviste que marchar, será que por mucho que todo el mundo me diga, es ley de vida… nacemos sabiendo que hemos de morir... no podía vivir ya como estaba… no, no quiero conformarme con eso, quiero saber porqué, porqué desapareces ahora y me dejas sola. Porque  no lloré tu muerte y lloro ahora, tantos porqués sin responder que no hallaré respuesta...no estás tú ahora para ayudarme en estas respuestas,  como siempre hiciste. me tendré que conformar…no hay otra opción...será que me hiciste demasiado fuerte para luchar para lo que la vida me tenía preparado ,luchar  y luchar por esa enfermedad que a ti te quitó la vida y llevo ya dos años luchándo con mi pareja, aunque en el según los médicos hay curación y esperanza de vida, será que esta vida al igual que la tuya fue un día, es una continua lucha por seguir y seguir, lo que la vida nos quieras dar...tengo la suerte que los 44 años que pasé junto a ti, me diste la suficiente fuerza...quizá demasiada…  pero jamás olvides que aunque pasen los años siempre te recordaré y siempre estarás en mi...TQM papá.

Rarezas-(Adela López-Ortega Pedraza) (01/10/2012

1 comentario: